Blog personal de un tarracofermense

Buscar este blog

domingo, 5 de abril de 2015

Poema Invitado.




Regálame una flor. Tócame el pelo.
Apriétame la mano cuando hace frío y llueve.
Acaríciame la espalda.
Róbame un beso delante de tu padre.
Enrosca entre tus piernas la mía debajo de la mesa.
Guíñame un ojo en medio de lo negro y de lo gris.
Acurrúcate en mi pecho cuando casi ha amanecido.

---

Ayúdame a no olvidar que soy una mujer.




Autora: María Luengo.


17 comentarios:

  1. Maria, me ha encantado.!. Y lo de "róbame un beso delante de mi padre" es muy elocuente, inspira una total manifestación y (puede) que un desafío por las dos partes que besan...¡felicidades!

    ResponderEliminar
  2. Maria, me ha encantado.!. Y lo de "róbame un beso delante de tu padre" es muy elocuente, inspira una total manifestación y (puede) que un desafío por las dos partes que besan...¡felicidades!

    *antes me he confundido y he puesto "mi padre" ...por eso lo de deafio. ;).

    ResponderEliminar
  3. Qué poder tiene este poema. Es precioso y reivindicativo.

    ResponderEliminar
  4. Muy bonito. A mi, como mujer, me ha gustado. Da qué pensar.
    ¡Feliz Pascua!
    Besos, muchos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ...a mi también me ha gustado como hombre. ;).

      Eliminar
  5. Hola. un poema precioso sobre una mujer que necesita sentirse querida ...seguimos en contacto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. mmm mmm "mujer que necesita sentirse querida", igual reivindica eso. Saludos MartaMás.

      Eliminar
  6. Felicidades a la invitada y al dueño del lugar. Un gran poema de amor, nunca se escribe lo suficiente sobre este tema.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Princesa Del , por esto y por lo otro. ¡Es verdad! nunca se escribe lo suficiente ...y con todo lo que hay escrito aún estamos lejos ¿? del Amor de verdad. Bss!!!

      Eliminar
  7. Driver sospechosamente breve8 de abril de 2015, 19:37

    Oh !

    ResponderEliminar
  8. Son muy pocos
    los que saben estrecharme entre sus brazos
    sin herir el desencanto;
    la presión exacta
    que prolonga el hilo de ternura
    y dilata una corriente cómplice, templada
    sin más extravagancias.
    Breves en el ruido,
    amigos, sobre todo, en las callejas
    enlosadas con palabras caídas sin decir,
    hombros anchos como regazos,
    ojos hondos como regazos,
    brazos cerca como regazos.
    Son muy pocos,
    como pocas las palabras que puedan explicar
    la emoción de algunos abrazos.

    Rosario de Gorostegui

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Olga, ...al hilo de la ternura:

      "La ternura es el reposo de la pasión".

      — Joseph Joubert

      Hay abrazos que no se deben perder.

      Buen Domingo. ! ;)

      Eliminar

Si por algún motivo técnico no pueden publicar comentario, pueden enviarlo a tomaecp@gmail.com y haré lo posible para publicar. Un saludo.