Blog personal de un tarracofermense

Buscar este blog

Cargando...

domingo, 20 de abril de 2014

El Helado.


(ELLA) ...  "No sé porqué ese señor me mira tan así ¿qué se ha creído? Igual se piensa que porque va tan trajeado y con su raya de lado bien peinado le voy a dar de mi helado. Nonononó, no le pienso dar ni un cachito, este helado con bolita de pistacho es mío, mío, mío. Además me lo ha comprado mi papá que me quiere mucho y como soy princesa del alma me lo ha comprado para mi solita. ¡Habrase visto! Este señor que tan campante me mira de esa forma tan insinuante. Qué le pasa? Si me sigue mirando así soy capaz de estamparle mi polo-cucurucho en su cara de manzanas agrias"

(ÉL) ... "Esta señorita, parece que nunca ha roto un plato. No sé que monos tiene en su cara, pero tiene su qué... Y hay que ver con qué gracia sostiene ese helado de bolita de pistacho. Seguro que con la carita de pingüino que hace, cuando pruebe ese polo se manchará su nariz de perdiz y podré reírme un buen rato. ¡Pero bueno!, ¿porqué me mira tan así? ¿Acaso se cree que le voy a pedir que me dé un poco de ese helado? Bah! Igual le digo que soy el dueño de la heladería y caerá rendida a mis brazos. Pero no no le voy ha decir nada, ¡no me da la gana!....mujeres... ¡cómo son!."

DIRECTOR:

- ¡Vamos! ¡Señores! ¡Dejen de hacer el chorlito! y ¡pónganse a trabajar! ¿En qué están pensando?
Y que el ayudante de producción le cambie el cucurucho a la srta. Audery que con el rato que llevan ese par, se va(n) a derritir. ¡No! mejor,que ponga uno de plástico que la peli es en blanco y negro y no se notará... ¡Lo que hay que ver!

...¡Silencio! ¡Qué rodamos!



domingo, 13 de abril de 2014

Ahora que me voy a sentar ...




Antes de tomar asiento, les voy a decir unas cosas. Y como ustedes entenderán, me hallo en posesión de la verdad; mi última verdad. No las digo porque ustedes me den el derecho de palabra, sino porque yo me lo otorgo y comprenderán que les diga esto; porque ustedes, por no decir nadie no son mucho para mí.

No les hablaré ni de los detalles del juicio, los hechos, la sentencia pues todo ello ya está más que masticado y queda allí. Tampoco voy a hablarles de clemencias, compasiones, absoluciones de último momento ni nada de eso; sería literatura barata, comparado con lo que va a ocurrirme en breves instantes. Ustedes lo verán, serán testigos de ello y aunque me tapen la cara y los voltios quemen mi cuerpo, no dejaré de ser una anécdota más de este procedimiento que iniciado entonces, hoy acaba.

Por lo que he visto, he sentido, leído y pasado. Les felicito, han establecido un reglamento de lo más ordenado, normalizado y estrictamente perfeccionado. Todo meticulosamente pensado, para no dar margen de error y que no se escape en tan aséptico proceso ejecutorio ningún ápice para el afecto; para causar el mejor efecto. Así lo idearon  y supongo que lo hicieron por algo que empiezo a entender ahora que se acerca el gran momento. Pienso que este perfeccionado invento lo han deshumanizado tanto para que cualquiera que intervenga en el (empezando por el Juez y acabando por el verdugo) puedan sentirse satisfechos de haber cumplido la ley sin dejar espacio ni a la pena ni a la culpa. ¡Genial!

Verán, me hacen gracia ciertas cosas que han pasado en el corredor. Una de ellas es la profesionalidad como mis guardias me han tratado, ese sumo respeto de ni mirarme a los ojos no vaya a ser que cayera una mirada compasiva. Ese encadenarme manos y piernas cuando salía de la celda sin rozarme si quiera, para que no tuviera contacto alguno con mis semejantes humanos. El detalle de la última cena, donde como saben recordé los mejores sabores de infancia y me retorcí por dentro recordando eso y aquello que inevitablemente no puedo enmendar. Bien, lo han hecho casi perfecto…

Y ya lo último, la última entrevista con un Hombre de Dios para que salga un ápice de mi arrepentimiento; hasta él parece que está entrenado (disculpe si le ofendo hombre de Dios) pero  también me ha parecido igual de robotizado como todo el sistema que me ha traído a sentarme por fin.

Yo no voy a engañarles, no los puedo perdonar ni pedirles perdón; pues para eso tendría que después olvidar y por el tiempo que me queda, no me queda ni fe en la humanidad, no sé hacerlo después de lo que he vivido. Pienso en aquello del hombre contra el hombre se hizo mucho tiempo atrás y al parecer aún no hemos caído en esa cuenta. Si acaso me queda alguna creencia me la reservo para ese último momento donde me espera el verdadero Jucio; tal vez Dios me sabrá explicar.

¿Qué que pensaría si me hubieran hecho lo mismo que hice yo?


Ahora me siento. Ustedes verán...


martes, 8 de abril de 2014

Aspersor en la yerba.


Una de las escenas más evocadoras cuando se acerca el calor (digánle primavera, digánle siesta veraniega) es descubrir el aspersor pivoteanodo y emergiendeo de ese agujerito del césped recién cortado. 

El olor es fresco, intenso, parecido al de después de un buen afeitado; que si en un principio provoca cierta sonrojez sabes que permite que el aire entre de nuevo oxigenando tu cara.

Asperjer la yerba recien cortada y escuchar como ese aspersor traquetea con una cadencia que puede sonar monótona, siempre me ha fascinado. Y a decir verdad ese "taca-taca-taca-taca ..." no lo encuentro nada tedioso, es como un tamborcito que marca un ritmo encantador; sobre el cual la música del agua que riega compone constantemente una melodía nueva, empapando la tierra, anunciando que lo bueno esta por llegar. Mas luego, cuando se acaba ese "runruneo", el aparatito cambia el ritmo con ese continuo "rrrrrrrrrrrrrr ...." re_marcando el mismo territorio, y vuelta a empezar. ¡Sencillamente maravilloso!

...Y en ese asperjer sobre el  verde abonado con la tierra; sé que si lo viejo permanece como un una hierba despistada, seguro que un buen riego le hará crecer de nuevo con más vigor y firmeza pues se sembró para ser la mejor alfombra.

Donde correr descalzos, donde tumbarse y mirar al cielo contemplando el infinito, y acariciar la  mano (de) a quien  (te) sostien(e)s .



sábado, 5 de abril de 2014

El tercer "click".





Ya les hablé una vez del primer click, el segundo click (cameo para CarmenJ) y hoy les traigo el tercero. Ya ven, aunque suene a reiterativo, éste es diferente. Me da que la fotografía y la escritura algo han de tener que no les hagan tan diferentes, o si son muy diferentes me viene a juego con aquello de la imagen y las mil palabras. Y puestos a contar, cualquiera que diga ¿qué vale más? Otro podrá decir también qué vale menos…
El caso es que el fotógrafo (¡alerta! ¡Siempre con la cámara a cuestas que sino no sale la foto!), pues el tío, va por ahí a la caza y captura del instante _sabio el nombre de instantánea_  y cuando encuentra la escena perfecta, que sin saber o sabiendo porque, le ha llamado la atención… se para, observa… encuadra;  busca la posición adecuada, enfoca la cámara, encuentra la luz  y ¡short! Aunque a veces es al revés, es decir que se queda quieto, en la escena a la espera que aparezca el momento, o si quieren el pajarito y cuando llega (si llega)  lo caza al vuelo y dispara.

Bueno, ahora que hemos capturado ese momento, la cuestión es que hacemos con las palabras, aquellos que nos entretenemos con ellas. Si  lo piensan, puede que hagamos lo mismo que hacen los fotógrafos, que vamos por la vida con “nuestra cámara” y ustedes que escriben me entienden; y de alguna forma como la llevamos siempre puesta (Yo creo que está debajo de las cejas, en el alveolo de una oreja, en la punta de las narices y allá dentro donde ustedes también saben) cuando encontramos el momento, la escena, el pajarito ese que vuela…capturamos igual que hacen los fotógrafos. Luego en el "laboratorio de revelado" (aunque no sé si quedan de esos) empezamos a contar palabras, buscarlas, seleccionarlas… bla, bla, bla.

…Y como sabrán muchos de ustedes, ese luego: llega, no llega, sale o no sale. Que la imagen sea nitida, distorsionada o simplemente llame la atención y guste, ya dependerá de quien la vea, o en este caso de quien lo lea. Porque el objetivo, sea de la foto o del texto, lo pone cada uno bajo su punto de mira con la cámara o el boli que tiene.

Y si salen en la foto, sonrían o digan  Luiiiiis. :) 
 Que tengan un buen finde.


martes, 1 de abril de 2014

Canción de guerra, canción de cuna...

"...yo te quiero infinito."

Por favor si pueden miren este video;  también les dejo aquí el enlace.




Todo esto viene por "The Clash" un grupo Punk que le gustaba mucho a una (más que amiga) mía que tenía en mi pandilla,  ¡¡¡Hola  E!!!

Viene por "The Clash" y viene por una historia que leí en un blog. Y por favor si han visto el vídeo, esto no va de bandas ni de bandos ni de moros ni cristianos, no. Alguien me trajo esta historia y hubo algo que encontré encantador.

Verán, se ve que en esa guerra que cantan, caían obuses en el bando republicano. Y que esos obuses los fabricaban los aliados del otro bando en Alemania. Pero en esas fábricas también habían otros que no eran tan aliados y eran como más republicanos (ya me entienden) . Y ocurría que algunos de esos obuses que caían a los "malos" o los "buenos" no iban del todo armados, caían pero no estallaban. Uno de esos obuses cayó en el centro de Madrid, y al descubrirlo sus destinatarios y averiguar el porque no estalló se encontraron con una nota escrita en por un extranjero que decía más o menos así ..." compañeros creemos en vuestra causa, y esta bomba la hemos manipulado para que nunca estalle". Dicen o cuentan, que hubieren más de esos obuses que nunca estallaron.

Yo que tiendo a las historias románticas también imaginé que en uno de esos artilugios habría alguna nota del tipo "sigo BiBo" y cuando decía BiBo, sabía ella que era "Besos Baby".

Siempre he encontrado encantador e ingenioso eso de buscar "artes" para enviar mensaje fuera el que fuera, el mensaje. Debe ser que el ser humano tiene una natural tendencia a comunicar, aunque sea en ese disimulado "disfraz", sea bomba, botella o paloma.

Es de cuna, porque quien lee algo así, es como si volviera a nacer.
Es de cuna, porque en la cuna, también llorábamos siendo la primera forma que "aprendimos" para comunicar.

...yo te quiero infinito: nacer para morir, morir y volver a nacer, nacer para ... hasta la eternidad vivir.



Del blog que les citaba.

Gracias Lagarto.

sábado, 29 de marzo de 2014

" Con un pellizco en la mejilla "


Fue el pasado verano, en una etapa del Camino donde me entretuve entrando en un cementerio "al aire", las puertas estaban abiertas e invitaban a leer alguna lápida. Como siempre hay tiempo para estos menesteres, aproveché para dar oración y respeto a un difunto "anónimo"; esas cosas no caen nunca en saco vacío, para eso Dios es el Señor del tiempo y del destiempo.

Si me detuve en el Sr. Pedro fue por ese "pellizco en la mejilla" que reza en su lápida. Me pareció una frase de lo más cariñosa, llegué a pensar que tal vez me gustaría para mí... aunque los epitafios de uno se los tienen que ganar uno y escribir los otros que quedan, (supongo que debe funcionar así)

De todas formas, no dejo de pensar en P.L.L y hacer un pequeño esbozo de quien pudiera ser, que vida llevó para descansar eternamente con ese pellizco que aventuro a saber que ni le duele, ni le aprieta...más bien le acaricia y le recuerda que dejó en ese 4 de agosto de 2006 alguien(es) que le apreciaban mucho más de lo que él pensaba. 

No sé si con una sencilla frase se puede hacer una idea del hombre que descansa para siempre, pero me aventuro a pensar que el Sr. Pedro era un buen hombre, de esos que se ven no en la superficie de una cara sonriente siempre, o de un constante pensar en los demás que hay veces que suena estridente. Sino que imaginé que se trataba de un hombre rudo, a ratos cascarrabias y de ideas firmes que podrían cuadrar con una voz regia de sargento a quien rodeaba. Pero si en el momento preciso, y cuando era necesario, él cedía para sembrar bondad a quienes estaban a su alrededor; sin falsas dobleces y con una generosidad que sin exhibirla, se sabe.

D.E.P Pedro Legasa Larrea




jueves, 20 de marzo de 2014

La pelota ...

---


---


Y sabiéndose vivido por la vida que vivía, sacudido por el bote de una pelota... recordó qué,  que fue un niño.
         Sin uniforme, sin corbatas ...sin ninguna máscara. Tal vez qué fue, si fue... 
tal vez cómo, tal vez cuándo...
Y tan solo era una conversación con un niño, en un ascensor. 
Y nació de nuevo. 



     "Ah! ¿cómo se llama tu ...?"


miércoles, 19 de marzo de 2014

Carta a mis hijas.




Hola hijas.


De todos los padres posibles que hubierais podido tener, os ha tocado tenerme a mí. Ya os he hablado de esto  y  es así. Y también pasa que de todas hijas que podría haber tenido en el mundo, me ha tocado teneros a vosotras, (ya me entendéis, y si no le preguntáis a vuestra madre)

Yo como vuestro padre que soy, os cuento que nunca me había imaginado que un chico como yo podía quereros tanto, y me siento muy a gusto con vosotras. También me parecéis muy graciosas y guapas, aunque sabéis también que hay veces que no sé qué hacer con vosotras. Por ejemplo eso de jugar con muñecas es un poco rollo, y lo de las pulseras no sé que decir... Cuando más disfruto con vosotras es cuando me hacéis preguntas difíciles, y también cuando vamos de paseo. Si os peleáis entre vosotras o no obedecéis a la primera; ya sabéis...

Me gusta que seáis mis hijas, y me gusta deciros que "os quiero", y cuando os lo digo, y vosotras decís "yo más", no me gusta tanto y os tengo que decir que esto de querer va de arriba a abajo, y no porque sea y más alto que vosotras, sino porque antes de que nacierais yo ya estaba aquí.

Os agradezco que me hayáis dado permiso para poner esta foto en internet. Y me gusta recordaros cuando erais así de pequeñajas. Ahora no lo sois tanto y hay veces que me sorprende veros como os hacéis mayores. Me hace mucha gracia muchas veces veros como sois, porque veo cosas de mi en vosotras y es divertido, aunque hay veces que veo que hay cosas que se pueden mejorar para que seáis mejores personas y más felices, a mí también me pasa; que tengo que intentar ser mejor padre para ser mejor persona, ¿y sabéis una cosa? pues que vosotras me enseñáis mucho sin que os deis cuenta.

Espero que sea el mejor padre que hayáis encontrado en toda vuestra vida; y como os digo siempre si abren una tienda de padres en ese centro comercial, podéis cambiarlo por otro. Pero sé que no lo haríais nunca. Yo tampoco.

Besitos a las dos.

Ah! ...parece raro, os quiero a las dos por igual. Yo no sabía que eso era posible, pero se ve que sí.


¡¡¡Feliz día de mis hijas!!!

viernes, 14 de marzo de 2014

Álex González (El príncipe)

Alejandro en "Alacrán Enamorado"

El pasado martes, me encontré visitando a Tele 5, con una serie que despertó mi interés: "El príncipe". Me recordó al "Comisario" porque se enfoca en los avatares de una comisaría de Policía. Y por lo que vi, se aborda de forma magistral los entresijos del llamado terrorismo islámico, y /o las posibles inclusiones de Al Qaeda en nuestro país.

Pero mi verdadero interés está en la capacidad interpretativa del magnífico actor revelación Álex González. Una de las facetas que sorprende de este incipiente actor, es su poderío y escultural pose ante la pantalla. En la fotografía que les muestro, le vemos en una escena de la película donde interpreta de forma inusual a un pugilista de bajos barrios. Piensen, que a diferencia de Robert de Niro en " Toro Salvaje" o el gran Silvester Stallone en la interminable serie de Rocky; el portentoso Alex, no precisó de entrenamiento alguno para adaptar su cuerpo al de un boxeador impecable. La misma prensa especializada en el tema dicen de él que su poderío físico y muscular emana de alguna suerte de dioses del olimpo.


Álex y su sonrisa Profident.


De todas formas y viéndole actuar en la serie antes mencionada. Nuestro "príncipe" no solo es un cuerpo que actúa y se come tanto la pantalla como a sus seguidoras del otro lado de la televisión. Se le reconoce relación sentimental tanto con la bellísima Adriana Ugarte como la enigmática bombón (y compañera en la serie) Hiba Abouk. El chico no es tonto y a decir verdad tiene muy buen gusto por esas damas. Incluso sorprende lo que dicen ellas sobre es "yogurin" : "Es que Álex ama como nadie" "¡Desprende una ternura tan especial que nos trae locas!". Se rumorea entre los bastidores del plató donde se rueda la serie de T5 que las actrices que ruedan según qué escenas de amor con él se equivocan a propósito con tal de repetir varias veces esas escenas de alta temperatura. ¡Qué tío!

Pero el talento de Alex González, no está en su físico. Sino en su angelical sonrisa y la  magnífica interiorización que hace de los personajes que interpreta. En una entrevista que tuve la oportunidad de ver antes que fuera el actor de moda. Le oí decir  algo que denota una madurez a este excelente actor:

"Cuando interpreto soy como un monje tibetano,  me esponjo en el alma del personaje y asperjo así todo lo que puedo de mí hacia el otro lado de la pantalla"


Álex, se sabe que es víctima de su agraciado semblante, pero prescinde de él tanto en su papel como actor como en sus relaciones sentimentales. Alguien le ha oído confesar que si pudiera me cambiaría por el cuerpo de Santiago Segura, para que mis fans pudieran apreciar que mis dotes interpretativas salen de lo más íntimo de mí.
 
La verdad es que tampoco sé que decir ante ese tipo de manifestaciones, hay veces que me da por pensar que es un poco chulín, pero al parecer en Hollywood y en muchos sitios más le han hincado el ojo a ese chavalín.

Le deseo a esta joven promesa la mejor de las suertes camino al estrellato.