Blog personal de un tarracofermense

Buscar este blog

Cargando...

domingo, 31 de enero de 2016

Banderas y líneas rojas.





Recuerdo que un experto en el tema decía que cuanto más sencilla (mínimo numero de formas y colores) era una bandera, ésta representaba a mucha más gente, tomaba como ejemplo la bandera blanca de la rendición, o bien la bandera roja de la antigua unión soviética.

Si nos fijamos en las banderas que preceden al texto verán que ambas presentan líneas (bandas o franjas) de color rojo, una bandera tiene dos y las otra (s)* cuatro.

Estamos en una situación política que tras los resultados electorales (el lector es libre de interpretarlos) conviene redefinir las reglas de convivencia entre las fuerzas políticas que están en liza. A día de hoy, no hay muchas cosas claras, la formación de gobierno pende de acuerdos que no están del todo trazados y no sabría decirles sí la lectura que los políticos hacen de la situación actual responde al resultado de las urnas.

Lo que se oye como de “común acuerdo”, es que en cualquiera que sea la negociación posible no se deben atravesar unas ciertas líneas rojas (o puede que se deban) pero cabe definir cuáles y cuántas líneas son.


Quizá se trate de eso, de adivinar que significa el color rojo de esas banderas y saber si se puede cortar, pegar, o atravesar; o por el contrario caminar sobre esas líneas rojas sin (o no) cruzar ninguna frontera, quizá el tamaño o número de esas líneas sí que importa.


* Son varios los "territorios" a los que representa las franjas y colores de esa bandera.

miércoles, 27 de enero de 2016

En la punta de la lengua.


La lengua de los Rolling Stones me hace recordar al fallecido Jordi Tardà, un musicólogo experto en los Rolling que en su programa de radio siempre acuñaba el término “Palabra de Stone”, lo decía cuando comentaba o argumentaba cualquier tema a través de las ondas … Su mítica expresión tal vez fuera una forma de dar énfasis a lo que decía y al mismo tiempo que reivindicar la gran pasión que sentía por ese grupo de rock. 

El caso, y sin pretender hablar de los Rolling, (debe ser que soy más de los Beatles), lengua y punta viene siendo desde hace tiempo un motivo de atención.

Al respecto de este asunto he de apuntarles un gran recuerdo que tengo en torno a gran profesor de Lengua que tuve en mi curso de orientación universitaria. Recuerdo, y ese recuerdo sigue latente en mi mente, que al inicio de las clases nos dijo lo importante que era la Palabra en el pensamiento, tanto era así como que nos retó a intentar pensar en algo sin la utilizar ningún vocablo. Les aseguro que es una tarea ¿imposible? Y aunque lo intenté en aquel momento, no tuve la soltura para cuestionarle si habrían “pseudo-pensamientos” que substituyeran a la falta de palabras o vocablos cuando nos quedamos con la mente en blanco y la palabra reside en la punta de la lengua.


Puede, y haciendo referencia a uno u otro de las personas recordadas, que en ese momento de falta de lucidez suene música de los Rolling o empecemos a recitar vocablos del campo semántico alrededor de la palabra que estamos buscando; o puede que ya que estamos en la época de las tecnologías lo que aparezca en ese momento sea un "emoticón" por aquello de no llegar al pensamiento, pero sí a la emoción.





martes, 19 de enero de 2016

Héroes, David Bowie.



El otro día mi hija me preguntaba si podía ser que una canción tuviera un título y ese nombre no saliera en toda la letra; me puso como ejemplo que se podría cantar sobre “la nevera” y que en la letra hablara sobre el contenido de cosas que puede haber en ese aparato doméstico sin mencionarlo, ya saben, leche, embutidos, mantequilla etc. etc.

Por alguna razón me vino a la cabeza la canción del reciente fallecido David Bowie, y fue la canción de Héroes la que me vino y últimamente tarareo en mi interior.

“Podemos ser héroes, aunque sea tan solo por un día” reza más o menos el estribillo de la canción del malogrado David; con lo que la regla de la supuesta canción de “la nevera” no se cumple pues título y letra tienen parte de ese nombre … “héroes”

“Just for one day” (tan solo por un día)

No sé exactamente de qué va la historia de la canción que titula el post, y parte del contenido de éste. Creo que versa sobre la historia de dos amantes, que viven lo imposible para coronarse (lo dice la canción) el uno rey y la otra reina ambos en el reino de los dos. A saber, cuál era la historia.

Vale la pena intentarlo, parece que dice la historia, aunque solo sea por un día, cómo la heroicidad de los protagonistas y su  intento continuo de convertirse en eso, (lean el título del post)

Cuando murió Bowie, pocos sabían de su enfermedad terminal, parece que como muchos murió en silencio, sin hacer demasiado ruido. Sé de muchos grupos y cantantes que tienen a Bowie como un icono del Pop, me apetece pensar en Héroes del Silencio entre ellos …una de sus canciones “Maldito duende” solo contiene una vez la palabra duende en la letra (el título no aparece en estribillo); las que he encontrado y pueden servir como “contenido” son:


Magia, soñar, divagar, charla, amanecer…  wo woo woooo. Poco que me haga pensar en algo maldito.

DEP David Bowie.




sábado, 9 de enero de 2016

La Carta de Ajuste.



Me resisto, me resisto a abandonar el blog ahora que dispongo de un nuevo teclado para escribir. Tengo que acostumbrarme, las teclas no se hunden tanto como las de antes, y el “click” de cuando las golpeo suena de forma diferente, de momento me fascina como aparecen los caracteres en el fondo blanco de la pantalla. Me resisto, ¿tengo que contestaros los comentarios que me hicisteis en la carta de reyes que publiqué hace unos días?,   estoy en la duda de seguir con la dinámica acostumbrada o volver aquí sin más.

¿La carta de ajuste? Quizá nunca les he hablado de la carta de ajuste, pero la he utilizado alguna vez que estaba en OFF. Al principio tenía otros avatares, pero cuando me decidí por la carta, descubrí que me gustaba por el colorido y por lo que podía significar: En estado de “ajuste”. Y así noto hace unos meses que está el estado del blog, en ajuste constante o continuo.

De alguna forma pienso que todos estamos constantemente ajustándonos, y en términos de vida virtual nos adaptamos día a día a los “avatares” que nos proporciona la jornada.

El otro día alguien me decía que dejaría de leerme; me agradó su iniciativa como también me supo mal. Si me agradó es porque no sabía que me leía y tratándose de alguien que tengo muy presente nunca he escrito pensando en esa persona. Escribir para uno mismo es lo que vale, me dije todo satisfecho … he perdido un lector, un gran lector y eso me ocasionó un desasosiego.

Puede que tenga que ajustar de nuevo la carta de ajuste, quizá sean los colores y tenga que poner una en blanco y negro, quién sabe, suelen venir los grises después de tanta fiesta. 



Un par de cinturones, una colonia marca Loewe 7, unos calcetines (no negros) para calzar los fines de semana, teclado nuevo con casi infinitas pantallas en blanco para rellenar … Gracias Baltasar.

martes, 29 de diciembre de 2015

Carta de Reyes.


Queridos  Reyes Magos: 

Os escribo animado por mis familiares (llevan días reclamándome la presente carta) con la ilusión que caracteriza dirigirme a vuestras majestades. Aprovecho para felicitaros las fiestas así como desearos todo lo mejor para el año venidero 2016.

Había pensado que podría resumir las bondades y buenas acciones en las que he sido protagonista durante este 2015; pero también he pensado que podría caer en la tentación de subrayar las buenas acciones y omitir mis faltas u ofensas en beneficio de obtener buenos presentes. De todas maneras, como a uno tampoco le gusta hablar de uno mismo hago acopio de la advertencia que de bien niño aprendí por boca de mis padres y suscribo aquello de “portate bien que los Reyes Magos lo ven todo”; con ello y como entusiasta y fiel seguidor que soy de vosotros y en especial de Baltasar (con todos mis respetos de Melchor y Gaspar) confío en vuestra sabia mirada, que será capaz de ver si soy merecedor de vuestros regalos.

Como sabéis, últimamente soy un caminante peregrino que en algunas ocasiones dedico mi ocio a realizar etapas del Camino de Santiago, fruto de esta afición he ido adquiriendo distintos artículos aptos para el excursionismo, tipo mochila, botas, camisetas etc … de todas formas os digo que hecho en falta unos pantalones largos para caminar que no sean tan finos como los que tengo.

Sabéis también (¡jo lo sabéis todo!) que me falta un cinturón de vestir, creo que el más adecuado sería uno de color negro, pues combina con casi todo y siempre es os será más fácil hallarlo; si por casualidad encontráis una oferta de 2 por 1, enormemente os agradecería que me obsequiarías con uno negro y otro marrón.

No os pido nada más, si acaso aquello tan inmaterial que resulta difícil de empaquetar no por ello imposible (sobre todo para vosotros) que traigas junto vuestra magia que siempre os caracteriza. En este sentido me gustaría pediros que la alegría y paz que transmitís con vuestra llegada se acercara también a todos los hogares del mundo y si en esos hogares del mundo consideráis también el mío será un honor que os paséis por casa; sé que vais con prisa y tenéis mucho trabajo, por ello os dejo junto esta carta (os adelanto por e-mail una copia) algún ágape para reponer fuerzas, así como agua suficiente y alimento para vuestros camellos si lo necesitan.

Recibid el mayor de mis abrazos.

Tomae.

Tarracoferma, Navidad 2015-2016.

martes, 15 de diciembre de 2015

Un soneto.



Volabas, limpiabas, adivinabas.
Sueño y  alma, barrías a casa.
Mientras yo dormía en tabla rasa.
Reías tu vuelo y me cantabas.

Surcabas aire que yo respiraba.
Cuando en mí, yacía  invierno.
Acompañabas a mi sueño enfermo
Dulce brisa que me acariciaba.
….

Como fugaz estrella codiciada
Busqué una luz mirando al cielo
Una noche de luna menguada.

Hallé tú silueta desdibujada.
Y con extraña apariencia bruja.
Oí  música nunca inventada.


sábado, 5 de diciembre de 2015

De ratones y quesos y un gato.



En algún lugar cercano a mi casa, y esto lo digo por ubicar el sitio dentro de un contexto, dispongo de dos depósitos de quesos que podrían ser para ratones. Cada depósito reparte piezas de 7 y 3 unidades de peso de queso, y aunque no es muy científico decirlo presupongamos que el queso es un manjar exquisito para los ratones. Y aunque esto que les cuento tiene semblante de adivinanza; por favor no piensen en ello, sí acaso se trata de algo metafórico por decirles algo, aunqu no se trata ni de dar acierto a adivinanzas ni a metáforas.

Los ratones acercan su hocico de roedores a cada uno de los depósitos (la mayoría prefiere el que está más resguardado) para hacerse con las piezas de queso según sea su antojo, su capacidad alimenticia, o el derecho que hayan acumulado a disponer de esas piezas de queso.

Les contaba también que cada almacén reparte piezas de 7 y 3 unidades de peso. Pues hay veces que si no calculas bien, pueden acabarse las piezas de 7 o las de 3 unidades y conviene tenerlas bien repartidas para que los ratones queden bien satisfechos cuando acercan sus hocicos al almacén.

Por suerte, y aunque sea en días festivos, que es cuando aparecen más ratones, se pueden equilibrar los mecanismos de los dos almacenes, para que no se agoten ni las piezas de 7 ni las de 3. Podría ser que un pobre ratoncito que tuviera derecho a su única pieza de 3 no pudiera obtenerla porque éstas se han agotado y solo quedan de 7. Para que no ocurra esto en Ratolandia se cuenta con la pericia del almacenista, la disposición en equilibrar ese mecanismo en días festivos y la buena experiencia en rellenar los almacenes para que ninguno quede vacío de queso, sea el tipo de pieza que sea.

Decía que no se trata de un alimento muy científico, pero todo el mundo sabe que si los ratones se alimentan de ese queso también puede ocurrir que se entere don Gato ... y si se entera don Gato, podrá ocurrir lo que dice aquella fábula del gato y el ratón, aunque eso es otra historia que no tiene que ver mucho con ésta,  más bien se trataría de una especie de conspiración. 






sábado, 28 de noviembre de 2015

El poder del músculo risorio.



A diferencia de los tucanes, las conejas o los hipopótamos los seres humanos tenemos la extraordinaria capacidad de moldear diversos músculos faciales a nuestra voluntad. En concreto y de eso va el post, estoy hablando de los llamados músculos risorios.
  
Me atrevería a decir, y por la práctica que he realizado estos últimos días, el músculo risorio (más los demás de la cara que le acompañan) ostenta un gran poder, y pienso que este poder puede llegar más lejos de lo que nos imaginamos.

Algunos pensarán que articular ese músculo a puede ocasionar el efecto de la risa forzada, la que no acompaña con la mirada, incluso aquella que puede sonar a fraudulenta; sin embargo con un pequeño golpe de voluntad (evidentemente que el estado de ánimo acompaña) podemos abrir una ventana a una sonrisa que sin duda alguna abre muchas puertas. El músculo risorio no solo provoca ese conocido movimiento labial sino que también, y por estar ligado a otros músculos faciales, dibuja en nuestra cara un gesto de bienvenida, cortesía y amabilidad.

Este pequeño gesto provoca no solo en nuestro interior un  cierto  bienestar sino que puede ser contagioso al interlocutor que tratemos sea en el ámbito que sea. Yo les diría que hagan la prueba y comprueben los resultados independientemente del cómo se encuentren, recuerden que “el otro”, desconoce nuestro interior o incluso se puede encontrar peor que ustedes.

Y por supuesto, la sonrisa humana a fuerza de practicarla no convierte al quien la realiza, ni en hiena ni en chimpancé, eso son semblantes risorios fruto de una articulación animal característica de esas especies.


jueves, 19 de noviembre de 2015

Lobo hombre en París




Escucho esta canción de La Unión; la recuerdo como de las últimas para el baile en mi juventud de viernes por la tarde en la discoteca.  Y si la traigo a mi entrada 496 es porque desde los acontecimientos del viernes 13, trágico en París, es la que me suena por aquello de lobo y del lugar.

A mi memoria me vienen algunas imágenes de las veces que he estado en la capital gala, y recuerdo entre otros acontecimientos, el de sentarme en algún “Bistró” y disfrutar de una espléndida sopa de cebolla. Pienso en París y enuncio la frase de que como el Paseo de Gracia de Barcelona  no hay calles más bellas en el mundo, y París tiene decenas de esos Paseos.

Evidentemente  la tragedia y el horror de los hombres lobo sobre París, no tiene racional explicación y por mucho análisis de la situación con lo que nos inundan telediarios y periódicos, no encuentro solución para despejar la ecuación de la intolerancia, el horror y el conflicto internacional que se avecina.

Como mucho de ustedes, me enteré sobresaltado por la noticia; quizá más tarde acostumbrado al baile de cifras de víctimas, el sobresalto dejó de ser eso para convertirse en una cifra del telediario, sin duda  alguna ese baile numérico poco se parecería al de mi juventud de los viernes al anochecer. Descansen en paz las víctimas de París y ojAlá encontremos al "cazador" de este cuento. 

miércoles, 4 de noviembre de 2015

Algo que pienso de la poesía.


Vale que el que escribe poesía  demuestra ser un “ingeniero” del diccionario, y sí pueden ver en el proceso literario una suerte de ingenio y de composición ordenada pues el escritor de poemas encuentra con sagacidad las palabras para hacerlas rimar, contar en silabas, añadir ritmo y belleza al texto.

De todas formas, no creo que la poesía trate solo de esa “fortuita” composición ordenada con las reglas de la métrica. Sino que quien escribe poesía además de esa capacidad y conocimiento de la lengua, demuestra una actitud a la hora de expresarse.

Actitud que tiene dos vertientes, la primera sobre cómo le impacta al escritor el tema que le ha elegido para versar, tema que sin lugar a dudas le llega por una cierta experiencia vivida y/o sentida (aunque también podría llegarle del imaginario). Para ello, no solo hace falta una actitud para conectar con ese tema, sino que es necesaria una determinada sensibilidad para que ese aspecto llegue al corazón y a la mente (el poeta es un ingeniero de palabras) de una forma más bien fuera de lo común. El poeta ha de tener el corazón abierto ante los hechos, debe estar atento a sus sentimientos, y debe tener la mente (o la pluma)  lo suficiente diestra para recoger aquello que siente de una forma 
artística.

Una vez ha ocurrido el “flash”, por el que el poeta decide publicar, en ese acto el escribiente, y aquí la segunda vertiente, debe tener un gesto de desfachatez y también de valentía. Cuando digo desfachatez, no quiero ser periorativo, sino que califico a la actitud de escribir y publicar una especie de “sinvergüencismo” pues la publicación poética supone desnudez del alma de quien escribe. Puede que quien escriba sienta el recelo de no publicar por una especie de pudor al ser descubierto, por eso el escribir y hacer público lo que uno siente de una forma tan afilada como puede ser un poema, es también un acto de valentía e incluso de rebeldía.


jueves, 29 de octubre de 2015

Starman



Hay una estrella, una estrella que no es Osa, no es Osa ni tampoco es mayor, ¡eh mayor! ¿Tú la ves?, ¡la veo yo!

Hay una estrella que brilla para los dos, la estrella brilla y su vida no sé si acabó  porque la luz de las estrellas llega aunque éstas no estén, y si llega su luz y no están es que anduvieron muy lejos brillando.

Veo la luz de una estrella que ni es Osa ni es mayor… veo la luz que brilla, y en la oscuridad de la noche, de cualquier noche sé que nos acompaña, nos acompaña a ti y a mí, nos acompaña a los dos.

Un día, después de mucho tiempo, cuando ni tú ni yo estemos aquí, sé que nuestra estrella no dejará de brillar, no me preguntes porqué pero lo sé;  pues brilla hoy  con ese calor que tanto acompaña. Tanto acompaña que es duro pensar que algún día deje de estar.



Es estrella , no es fugaz… y ese hombre no puede alcanzarla. 




sábado, 24 de octubre de 2015

Garabatos.


Casi que dejar esta entrada sin apenas texto, y que los propios "garabatos" hablaran por sí solos... incluso  pudiera ser que éste es de los posts más personales que he publicado.

De todas formas les contaré un para de cosas al respecto. La primera es que recuerdo haber oído en un programa de radio donde preguntaba a la audiencia sobre qué acostumbramos a dibujar, si estamos en una reunión, una conferencia o simplemente pasando el tiempo de alguna manera.  La cuestión me dejó primero pensativo pues me pareció que "garabatear" en medio de una reunión o conferencia podría resulta algo imprudente; luego pensé  que si "acostumbramos" a dibujar  , nos mostramos de una forma inequívoca y solemos repetir a lo largo del tiempo los mismos dibujos para distraernos (o bien para concentrarnos)  allí donde haya un lápiz y un trozo de papel...


domingo, 18 de octubre de 2015

Atención y lectura.


Soy lector ocasional, y considero que me falta hábito para aprender a leer con soltura y no distraerme entre las líneas de un texto. No por ello, cuando  doy con un buen libro puedo apreciar el placer que se siente al leer.

Sí, he dicho atención junto a lectura pues (y puede que por que tengo una mente distraída) considero que es un requisito indispensable a la hora sumergirte en el mundo de los libros.
De todas formas, esa atención puede ir más allá; es como el oír o escuchar, y para leer un libro no basta con oírlo sino que  pienso que hemos de saber escuchar esa voz en  off que suena en nuestro interior mientras leemos.

Podría decir, y ustedes que leen  sabrán lo que hacen, que no solo es una buena práctica lo de “poner voz”, sino que también  podemos hacerlo de forma diferenciada (y mentalmente) a medida que van saliendo los personajes.

Así, del mismo modo que nos sumergimos en los paisajes que pueden aparecer en un capitulo cualquiera como si estuviéramos allí; el poner voces distintas a cada uno de los personajes  puede ser un método para participar activamente  en las conversaciones  que surgen en un libro.
Cuando leo, me dejo seducir por el autor del libro, y sé que aunque es él quien capitanea la historia que me está contando,  yo  versiono  de alguna manera todo lo que ocurre. Puede que se trate de dar confianza al autor, de dejarse “engañar” porque sabemos que esa historia o novelada es ficción y tal vez ese prestar atención se trate de convertirse en un personaje más del texto en vez de un mero espectador.


Indiscutiblemente es responsabilidad del autor, el saber escribir bien y atrapar al lector, pero éste (ustedes) pueden hacer algo para que la lectura sea más ágil, más nuestra  y ciertamente más personal.  Con ello pienso también que con una buena  (y atenta) lectura no solo participamos  del texto –que ofrece la función de guión en nuestro acto-  sino que practicamos con creces la libertad.



lunes, 12 de octubre de 2015

Brujas de camino a Lleida y la suela de mis zapatos.


Brujas al atardecer.


No crean que cuando volvía a casa viera mujeres de esas de las pócimas o de las escobas voladoras en medio del trayecto. El caso es que paré un una área de esas de servicio en medio de la autovía, donde además de servicio, y barra disponían de una pequeña boutique para el consumo de recuerdos, productos y otros libros. Libros como los de viajes, otros como los de recetas y uno bien curioso de jeroglíficos y otras adivinanzas orientales.

Me llamó la atención el de la ciudad belga de Brujas, en un primer momento pensé si aquella preciosa ciudad (se recomienda la visita) se sabía que pudiera estar de alguna forma  ubicada en ese garito en medio de la autovía.

Paré en ese lugar de paso sin más intención de tomarme un café, estaba cansado y tenía ganas de llegar a casa. Recuerdo, aun  ahora también, que me dolían de una forma especial la planta de mis pies, y de ahí que si me dolían los pies por la planta es que pensara en la suela de mis zapatos. Zapatos que por cierto (y ya que el blog tiene las funciones de diario) tienen antigüedad, antigüedad y capacidad de amortiguación.

Deduzco sin pensar demasiado, que si me duelen las plantas de los pies, es por varios motivos. La pista de baile, el baile y el concierto de U2 al que asistí con Driver el pasado sábado 10 de Octubre. Concierto que, como esperaba fue extraordinario. Bono y los suyos nunca me defraudan; cantaron de las nuevas y de las canciones de siempre, hicieron un guiño gráfico a grupos y cantantes de la historia del rock tales como The Clash y a Lou Reed (Adam Clayton, el bajista del grupo, llevaba una camiseta de él) 


Recalco la fecha para que conste en el blog y como primer aniversario de mi sobrina a la que tuve el placer de visitar. También lo hice cuando nació; en esa ocasión estuve en un concierto de Morrisey, aunque la planta de mis pies no me dolió tanto, será cuestión de brujas o de suelas …aunque no recuerdo el zapato que calcé hace un año para tal evento.







miércoles, 7 de octubre de 2015

¡Qué paren el mundo que me bajo!





No tengo claro si la autoría de la frase corresponde al genial Groucho Marx o a la espabiladilla de Mafalda, aunque tampoco es una cosa que me quite el sueño; de todas formas llevo durante la semana la susodicha frase y no logro sacármela de mis casillas.

Diría que todo empezó cuando la semana pasada estuve explicando a la menor de mis hijas el movimiento del globo  terráqueo; que si la Tierra rota sobre sí misma y que al mismo tiempo se traslada orbitando alrededor del Sol, es decir que no para quieta y nosotros allí estamos. Cuando le explicaba los movimientos terrícolas a mis hija le hice simular que ella era el mismo planeta y mientras daba vueltas sobre sí misma rodeaba a una silla que hacía funciones de Sol… un mareo, lo sé, pero supongo que fue didáctico y me entendió.

A principios de semana, un compañero de trabajo al entrar en la oficina, nos saludó y acto seguido enunció la frase de marras; yo supuse que…” de nuevo lunes” , y que había tenido un fin de semana movido…

Por lo uno y por lo otro, no dejo de pensar en que cuando se exclama el “que paren el mundo”… va implícito una sensación personal de que las cosas pasan volando, de que estamos por aquí “quietos parados los pies” en la nave La Tierra, y navegamos por el espacio a una velocidad de vértigo; pero lo que más pienso es en aquello que los días pasan volando, y los acontecimientos ocurren (cerca de nuestro alcance) sin posibilidad de darles sabor, color u olor. Por eso, Groucho o Mafalda, pide a "los comandantes del Planeta", que paren los motores para bajarse y ..  lo que sea.

¿Bajarse? y … Bueno, según la posición en que se encuentren pueden pensar en bajarse, yo en mi caso me subiría al satélite denominado la Luna, donde allí todo es quietud la gravedad no existe y el silencio acompaña al ambiente invitando a la paz.


Lo de los Comandantes de nuestro planeta Tierra, se lo dejo a cada uno de ustedes. Puede que tan solo se trate de sargentos u otros  satélites; en ese caso igual un viaje interestelar no sea del todo necesario...


...y a veces basta con un "holaquetal"